Cargando...
OK
Al continuar navegando por nuestras páginas web, acepta usted la utilización de cookies en su sistema, principalmente con fines promocionales y/o publicitarios, respetando nuestra política de protección de su vida privada. Para saber más y para configurar las cookies, haga clic aquí

Las materias primas de origen vegetal


Las materias primas de origen vegetal que entran en la composición de los perfumes proceden de todas las regiones del mundo, donde son seleccionadas por su calidad y su originalidad.

Las flores son, hoy día, los componentes más conocidos del gran público. Según su variedad, se utilizan más bien los pétalos, los brotes, los botones, las raíces (iris), las hojas (geranio, violeta) o los tallos.
 Procedentes de cultivos del mundo entero, ciertas flores se recogen aún en los campos de la región de Grasse y son utilizadas por la industria local de la perfumería.

Son principalmente:
  • la rosa y, sobre todo, la célebre rosa centifolia o rosa de mayo, se recoge exclusivamente al amanecer, en el momento en el que su perfume es más rico. Cultivada en Grasse, la rosa más bella utilizada en perfumería se desarrolla igualmente en Turquia, en Bulgaria y en Marruecos,
  • el jazmín, la flor blanca más utilizada en perfumería, ha dado fama a Grasse y procede igualmente de España, Norte de África e India,
  • la tuberosa, originaria de Méjico, es introducida en Grasse durante el siglo XVII. Es muy abundante en India,
  • la flor de azahar, flor de la virginidad, se cultiva en Provenza, en Italia y en Egipto. Su destilación produce una esencia muy buscada, el neroli. El agua obtenida durante este tratamiento no es otra que la famosa agua de azahar,
  • la lavanda, cuyos campos cubren las llanuras de Alta Provenza, se utiliza hoy más para los perfumes masculinos,
  • la mimosa, tan característica de los alrededores de Grasse al final del invierno, es una flor sin pétalos, estando las bolitas amarillas compuestas por estambres,
  • el ylang-ylang es la flor de la voluptuosidad. Proviene de árboles nudosos típicos de los paisajes del contorno del Océano Índico: archipiélago de las Comores, islas Mauricio, La Reunión y Madagascar...
Las hierbas aromáticas son tan utilizadas en perfumería como en el arte culinario. Tomillo, romero, menta y albahaca… son cultivadas principalmente en el contorno mediterráneo (Francia, España, Egipto, Túnez y Marruecos), pero igualmente en India y en Madagascar.

Las frutas y sus cortezas aportan una nota de frescor (cítricos) o un toque exótico: El limón, la bergamota, la naranja, la mandarina, el pomelo, la vainilla...

Las especias y las granas pertenecen igualmente a este registro de materias primas compartidas con la gastronomía: el haba tonka, el cilantro, la badiana, el comino, el ambrette, el cardamomo, el clavo, la fenogreca, la nuez moscada, la pimienta...

Las raíces constituyen unas materias primas muy solicitadas: el vetiver, el iris, el jengibre..

Las hojas son a veces más útiles en perfumería que las flores: el pachulí, el petit grain, el geranio, la violeta, el mirto...

Las maderas, las cortezas y los musgos completan este despliegue de materias vegetales: el sándalo, el cedro, la corteza de canela, la corteza de abedul, la madera de guayaco, el musgo de roble...

Lo mismo ocurre con las resinas y las gomas, emanando ambas de exudaciones de plantas: el gálbano, el benjuí, el opopónaco, la mirra, el láudano, el bálsamo de Tolu, el incienso...
 
esp
1