Cargando...
OK
Al continuar navegando por nuestras páginas web, acepta usted la utilización de cookies en su sistema, principalmente con fines promocionales y/o publicitarios, respetando nuestra política de protección de su vida privada. Para saber más y para configurar las cookies, haga clic aquí

La destilación


La técnica de la destilación reposa sobre la capacidad que posee el vapor de agua para captar los aceites esenciales.

Conocida desde la Antigüedad, esta técnica se perfeccionó en la civilización árabe a partir del siglo VIII. Hoy día sigue siendo una técnica muy importante de la perfumería tradicional.

Las flores o los diversos vegetales a destilar se colocan en una bandeja perforada situada en la parte superior de la cuba de un alambique lleno de agua hirviendo. Al elevarse, el vapor pasa a través de la bandeja y se impregna de los principios odorantes de las plantas, conduciéndolos hasta un serpentín, donde un sistema de refrigeración permite su condensación. La mezcla de agua y aceite esencial así obtenida se recupera entonces en decantadores, aún denominados vasos florentinos, en los que ambos líquidos se separan naturalmente debido a su diferente densidad. Los aceites esenciales se recogen en la superficie para ser utilizados en perfumería, mientras que las aguas perfumadas de ciertas esencias (agua de rosa, agua de azahar…) se reservan para otros usos.
 
esp
1