Cargando...
El presente sitio internet utiliza cookies que son necesarias para el buen funcionamiento del sitio internet y no pueden ser rechazadas. Para saber más, haga clic aquí
Érase una vez unos insectos frioleros que, al acercarse las fiestas de fin de año, se reunieron  junto al fuego para charlar un poco. A su alrededor, todo el mundo parecía estar alegre y preparaba febrilmente bonitos paquetes y decoraciones centelleantes…
 
Sin ganas de cantar, sin ganas de volar, sin ganas de libar…
« Pero ¿qué pasa? » dijo el grillo,
« Yo he dejado de tejer » dijo la araña,
« Yo solo tengo ganas de hibernar » dijo la hormiga…
 
Había que hacer algo para despertar a este pequeño mundo invisible que tiritaba al llegar los primeros copos de nieve.
En ese momento todos se acordaron de su amigo Jeanjean, el jardinero de la Reina,
que transformaba los macizos del castillo en maravillosos terrenos de juego en los que, al llegar el buen tiempo, todos podían degustar sin moderación los néctares más raros.
« Toc toc », no hay respuesta…
 
Todo parecía dormido en la fortaleza medieval. La mariposa se lanzó al cielo nublado y, con un soplo caliente, fundió la escarcha de una ventana. La de la cocina donde dormitaba el jardinero al amor de la lumbre.
« Toc toc », nuestro amigo abrió un ojo y se maravilló de los aleteos multicolores que le recordaban la primavera.
« ¿Qué ocurre? »
El hermoso lepidóptero no tardó en contestarle: « Venga a salvarnos de la tristeza. El mundo es muy feliz a nuestro alrededor. No podemos explicarnos por qué, en invierno, la vida nos parece tan aburrida…».
 
Saliendo de su letargo, el jardinero se fue a su biblioteca para consultar uno de los libros de magia heredados de su amiga el hada de las flores. En el capítulo « Insectos que se han vuelto tristes », encontró la receta que podía salvar a sus pequeños amigos de la melancolía. Se trataba de crear una flor cuyo vestido podía ser rojo como la pasión, blanco como la nieve o rosa como la ternura.
 
La rosa ya existía. ¡Bajo ningún concepto copiaría la belleza de la que se jactaba de ser la reina de las flores!
 
Reflexionemos un poco…
Jeanjean se puso a trabajar. Rebuscó en los baúles en busca de las sedas más bellas, hojeó la carta de colores, recortó opulentos pétalos con los bordes dentados…
El trabajo fue largo, pero nuestros amigos los insectos conocían la paciencia y contemplaban a Jeanjean trabajar en silencio.
 
Y al alba de un soleado día, una maravillosa flor vio la luz.
« Te bautizo Peonía » dijo el jardinero mago. Peonía era el nombre de una princesa que un día vino a visitar los jardines del castillo y de la que se enamoró secretamente.
De repente ¡los insectos recobraron la sonrisa!
 
Sin embargo, su felicidad no era completa… A esta flor le faltaba ese « no se que » que la haría irresistible. « Su creación es magnífica », dijo la cigarra medio dormida a Jeanjean el jardinero, « ¡sí, ya se lo que le falta! »
Fue entonces cuando se acordó de una estancia que había hecho en Grasse, capital mundial de la perfumería… En los laboratorios encantados de la Perfumería Fragonard se creaban aromas que hacían perder la cabeza a las bellas marquesas y hacían encantadores a príncipes.
 
Jeanjean se puso en marcha hacia esa soleada tierra.
« Toc toc »… No hay respuesta…
« Toc toc, soy un amigo de la cigarra ». La puerta se abrió.
« Solo abrimos a los amigos que poseen la contraseña » dijo el perfumista soñador.
« Todo lo que ocurre aquí es absolutamente secreto ».
 
Jeanjean habló de la tristeza de los insectos en invierno, de su creación inacabada, ya que no estaba perfumada… Fue entonces cuando, emanando de un alambique de cobre, la más deliciosa de las fragancias destiló sus encantadores efluvios: la Peonía había encontrado su perfume.
 
De vuelta al castillo, Jeanjean el jardinero no daba crédito a sus ojos: el Rey y la Reina habían organizado un gran baile del que la Peonía era la invitada de honor.
Los insectos bailaron toda la noche para aclamar a la feliz Peonía que, bajo la caricia del viento Fragonard, dispersaba su embriagador perfume.


Descubra la línea exclusiva en edición limitada inspirada por
El Cuento de la Peonía

3 artículos
esp
1